Foto cortesía MADES

 

La pandemia de COVID-19 es la crisis de salud global que define nuestro tiempo. Desde su aparición a finales del año pasado, el virus ha llegado a todos los continentes y ha afectado a todos los sectores sociales y económicos. En este contexto, el debate sobre la producción de alimentos será prioritario durante y luego de esta pandemia; debate en el que no se puede ignorar el enfoque social y económico de la actividad. La producción agrícola y ganadera es la fuente principal de ingresos para muchos países en desarrollo, y por ende contribuye al bienestar de sus habitantes. Los esfuerzos del sector productivo, cuyo aporte es fundamental para la seguridad alimentaria de la población mundial, deben ser visualizados y considerados en ese contexto. Mientras industrias que no son de primera necesidad se ponen en pausa, el campo no para.

 

Paraguay es un país altamente dependiente de su producción agropecuaria, que representa el 30% del PIB.  A la vez, forma parte del Grupo de Países Productores del Sur, juntamente con Argentina, Brasil y Uruguay, que en conjunto producen el 30% de los alimentos a nivel global, con un nivel de emisiones equivalente al 2,76% de las emisiones globales del sector1. En este sentido, Paraguay ha hecho importantes avances en términos de desarrollo sostenible, figurando además entre los países con más baja contribución de Gases de Efecto Invernadero (GEI) a nivel mundial (0,1%).  Hoy Paraguay cuenta con Contribuciones Nacionales Determinadas y se encuentra en proceso de construir una hoja de ruta clara de forma participativa  para cumplir los objetivos propuestos. Como socio comprometido con el multilateralismo, participa de forma activa con acciones concretas en el proceso de negociación de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre del Cambio Climático.

 

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) trabaja en Paraguay desde el año 1977, orientado a dar respuestas a las prioridades nacionales, de manera alineada al Plan Nacional de Desarrollo, involucrándose activamente con los diferentes socios y sectores en la búsqueda de la consecución de cada uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

 

A partir del año 2014, desde el PNUD hemos trabajado en la creación de espacios de diálogo que involucran a los sectores público, privado, productivo, académico, organizaciones campesinas y comunidades indígenas, para impulsar la sostenibilidad de la cadena de producción de los commodities carne y soja. En estos procesos el sector privado productivo se ha destacado como un socio estratégico del gobierno, lo cual ha permitido el desarrollo de diversos planes para la promoción de buenas prácticas productivas. 

 

Desde el sector público se han desarrollado herramientas de mejora de la información; sistemas, planes y políticas que apuntalan la reducción de emisiones y la producción sostenible, con la participación de todos los sectores, incluyendo organizaciones campesinas, de pueblos indígenas y de mujeres, la academia y representantes de diversos rubros y gremios del sector privado. Desde el ámbito privado, por su parte, se ha contribuido a través de investigaciones y valiosas inversiones en tiempo y recursos para concertar y asegurar que los intereses del sector estén adecuadamente reflejados en estas políticas públicas, para seguir creciendo desde la sostenibilidad. 

 

Como resultado de todos estos esfuerzos mancomunados, Paraguay incluso ha reducido su ya baja contribución histórica de emisiones al total de GEI a nivel mundial. Este destacado trabajo ha posibilitado que el país pueda acceder a fuentes de financiamiento internacional para seguir invirtiendo recursos de forma a asegurar que su crecimiento sea sostenible, apuntalando a todos los sectores a avanzar sobre la hoja de ruta construida de forma entre todos.

 

En PNUD Paraguay creemos firmemente que es el momento oportuno para capitalizar los esfuerzos de tantos años de trabajo en estos temas desde diversos sectores y para que nuestro país siga creciendo en términos de producción, innovación y transparencia. De esta manera no solo seremos reconocidos como uno de los primeros productores de commodities, sino también por nuestro trabajo en sostenibilidad de triple impacto -social, ambiental, económico- en la cadena de producción de este rubro.

 

Conforme al documento aprobado como hoja de ruta del PNUD en Paraguay para el periodo 2020-2024, y a nuestra convicción y compromiso con el desarrollo sostenible, el PNUD seguirá apoyando al Paraguay en la producción sostenible de commodities, acompañando el trabajo de las plataformas existentes que buscan soluciones locales y transformacionales y que permitirán que Paraguay siga avanzando en la definición de lo que significa una producción sostenible, sin dejar a nadie atrás.

 

Icon of SDG 12 Icon of SDG 17

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Paraguay 
Ir a PNUD Global