Defensoras y Defensores de Derechos Humanos: "Entre el Compromiso y el Riesgo"

23-oct-2016

En la Universidad Columbia de Asunción, se realizó el Primer Seminario sobre “Defensoras y Defensores de Derechos Humanos”, con el fin de compartir experiencias y desafíos que viven quienes trabajan en la defensa de los Derechos Humanos en Paraguay y promover el seguimiento de las recomendaciones internacionales. 

El objetivo de este Seminario, realizado en Asunción el 13 de octubre de 2016, nace de la inquietud planteada por organizaciones de derechos humanos de la sociedad civil manifestando sus preocupaciones en el ejercicio de su trabajo. El seminario fue convocado por Enfoque Territorial, en alianza con la Universidad de Columbia, con el apoyo de CODEHUPY, Tierra Viva y Amnistía Internacional, y la cooperación técnica de Naciones Unidas Derechos Humanos Paraguay.  Alrededor de 200 personas participaron del evento, representando una gran diversidad del trabajo de defensa de los derechos humanos en el país, incluyendo representantes de instituciones del Estado.

Según Liliana Valiña, Asesora de Derechos Humanos para el Paraguay, de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), el trabajo en Derechos Humanos genera grandes desafíos. En particular, el concepto de derechos humanos es con frecuencia mal comprendido y por ende está estigmatizado. Quienes trabajan en la defensa y promoción de esos derechos sufren consecuentemente la misma estigmatización.  Las Naciones Unidas trabajamos para sensibilizar sobre la importancia del respeto de los derechos humanos, así como del seguimiento de los compromisos y recomendaciones internacionales en la materia. 

“Hemos apoyado esfuerzos de la sociedad civil para trabajar en una reflexión más profunda, en tratar de identificar tendencias, patrones, soluciones, definiendo las perspectivas. Es mucho más positivo cuando se trabaja de manera conjunta en la identificación de prioridades que contribuyan a las soluciones”, afirma Liliana Valiña.

La Declaración Universal de Derechos Humanos es la base de la Carta de las Naciones Unidas, que plantea el respeto a los derechos fundamentales y, desde un concepto más amplio de la libertad, es la base para todos los ciudadanos y ciudadanas. Quienes trabajamos en Naciones Unidas somos así defensores y defensoras de derechos humanos. Por eso, la calidad de la democracia en un país puede medirse en relación al espacio y a la valoración que esa sociedad tiene de los defensores de derechos humanos, pues son ellos quienes tienen el rol de ayudar a contribuir al logro de una sociedad más justa. En cuanto más espacio de actuación tienen los defensores y defensoras y más positiva es la valoración de la sociedad sobre la defensa de los derechos humanos, más fuerte es la democracia de ese país.

Paraguay cuenta con una herramienta muy importante que es el SIMORE (Sistema de Monitoreo de Recomendaciones), que es considerada un ejemplo para otros países, el cual permite monitorear el seguimiento a las recomendaciones internacionales, a través  de una plataforma informática.  Al visitar esa plataforma pública, basada en un mecanismo interinstitucional en el cual están vinculados los tres poderes del Estado, se puede obtener información, realizando filtros por distintos criterios. De esta forma, se facilita el acceso a las recomendaciones que ha recibido el país, que mecanismos internacionales las han formulado y que medidas han tomado las instituciones. Es así como puede analizarse la situación en su conjunto, pues las recomendaciones ayudan a visibilizar varios retos y alertas para fortalecer la protección. 

Según la Declaración sobre defensores de derechos humanos de las Naciones Unidas, estas personas son quienes individual o colectivamente defienden derechos en general, o derechos específicos o de determinados sectores. Dentro del Estado, por lo tanto, también existen defensores de derechos humanos por sus funciones. Su principal característica es que defienden tanto derechos propios como de los demás y se enmarcan  en los principios internacionales y constitucionales. 

En este Primer Seminario sobre “Defensoras y Defensores de Derechos Humanos” se plantearon preguntas basadas en sus vivencias vinculadas con la defensa de derechos, tales como los de las mujeres, de los pueblos indígenas, de los periodistas, de los campesinos, de las personas con discapacidad, de las personas en situación de pobreza o los derechos de personas pertenecientes a la comunidad LGBTI. Los desafíos del trabajo en la ciudad o en áreas rurales o alejadas de la capital también fueron expuestos. En algunos casos la temática o el contexto genera dificultades específicas, así como también hay puntos en común de riesgo, los cuales abren el interrogante de si el concepto de Derechos Humanos es entendido realmente por la población en general. Al mismo tiempo hay instituciones y funcionarios que valoran este trabajo y hay otras instituciones que necesitan fortalecer ese nexo con el tema.  Cuando el trabajo de defensa de los derechos humanos tiene consecuencias negativas sobre los defensores, esto impacta fuertemente sobre la sociedad, pues afecta el entorno al cual representan.

Michel Forst, Relator Especial de Naciones Unidas sobre Defensoras y Defensores de Derechos Humanos, que visitará el país el próximo año a invitación del Gobierno de Paraguay, envió un mensaje de vídeo dirigido directamente a los participantes del Seminario. Paraguay tiene una invitación abierta a todos los relatores de Naciones Unidas de Derechos Humanos y esto representa un compromiso de cooperación que merece ser destacado.  Del encuentro participaron también funcionarios y funcionarias del Estado y en la apertura se escuchó el mensaje del Ministro Juan Miguel González Bibolini, Director de la Unidad General de Derechos Humanos de la Cancillería. La experta paraguaya electa para el próximo periodo del Comité de Derecho Humanos de la ONU, Tania Abdo, explicó el rol de los Estados en la defensa de los DDHH. El evento concluyó recordando que la defensa de derechos es un derecho y que es importante seguir trabajando en la promoción de una cultura de derechos que promueva una sociedad más respetuosa, inclusiva, justa y sin discriminación. 

Contact information

mauricio.correa@undp.org

PNUD En el mundo

Estás en PNUD Paraguay 
Ir a PNUD Global

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe